FotosUrogineco

La incontinencia de orina tiene solución

Hablamos de incontinencia de orina cuando se produce la fuga de orina sin el deseo de que esto ocurra.

Existen muchas causas que producen este tipo de situaciones. Entre las más frecuentes podemos mencionar:

  1. la causada por el debilitamiento de los tejidos que sostienen la uretra (llamada incontinencia de orina de esfuerzo). La peculiaridad de este tipo de incontinencia es que la misma se produce al toser, estornudar, reír, realizar ejercicios físicos o cualquier actividad que aumente la presión abdominal.
  2. la producida por la contracción brusca del músculo que forma a la vejiga (detrusor vesical), debido a múltiples causas, como pueden ser una afección intrínseca de este órgano llamada vejiga hiperactiva, una infección urinaria baja (cistitis), o la producida por deficiencia en el trofismo de las mucosas causado por falta de estrógeno llamado atrofia genital, entre otras. Es la denominada incontinencia de orina de urgencia, y se caracteriza por que la mujer experimenta una necesidad imperiosa de orinar seguida de la pérdida de orina.
  3. la que es producto de la asociación de las dos anteriores, llamada incontinencia de orina mixta.

Por lo que expresamos anteriormente, cuando hablamos de incontinencia de orina nos referimos a un único signo, la fuga de orina, que se produce por múltiples causas, y cada una de ellas con un tipo específico de tratamiento.

Actualmente la medicina nos acerca innumerables soluciones para cada tipo de incontinencia de orina. A menudo, los tratamientos son más eficaces cuando se utilizan en combinación.

Las opciones de tratamiento deben incluir cambios de estilo de vida, entrenamiento de la vejiga, fisioterapia, medicamentos y la cirugía.

Los cambios en el estilo de vida aumentan las posibilidades de éxito en el tratamiento de la incontinencia de orina.

En las mujeres con sobrepeso, se ha demostrado que perder peso disminuye la frecuencia de las pérdidas de orina, como evitar la constipación, limitar el consumo de cafeína, tratar la tos crónica y dejar de fumar.

Tratamientos con fármacos antimuscarínicos, que antes causaban tantos efectos no deseados, como la desagradable sensación de boca seca, fueron evolucionando, haciéndose absolutamente específicos y actuando sólo en la vejiga disminuyendo la posibilidad que ésta se contraiga y se produzca el escape de orina indeseado. Otros fármacos no son tan específicos se administran por vía transdérmica, disminuyendo efectos adversos. Los medicamentos que utilizamos para recuperar el trofismo de la mucosa genital son estógenos de muy poca potencia, esto quiere decir que su acción es local y no se distribuye por el resto de los tejidos del organismo. Los utilizamos en forma de cremas y óvulos con efecto máximo en la vagina, vulva, uretra, vejiga y recto.

Tratamientos no farmacológicos con el uso de la fisioterapia tienen como objetivo el fortalecimiento de los tejidos pelvianos a través de la ejercitación de los mismos que se reconocen por biofeedback (técnica que se emplea para controlar las funciones fisiológicas del organismo humano, mediante la utilización de un sistema de retroalimentación que informa al sujeto del estado de la función que se desea controlar de manera voluntaria). La paciente es entrenada a través de biofeedback para reconocer los músculos que tiene que fortalecer, luego mediante la realización de series de contracciones logra tonificar estos tejidos que en muchas ocasiones son la causa del problema.

El entrenamiento vesical es otro pilar básico en el tratamiento de algunos tipos de incontinencia de orina. Se logra realizando micciones regladas en tiempos del día estipulados por el especialista, con el correr de los días la vejiga es capaz de avisar al cerebro de forma inconsciente, el volumen exacto de orina que alberga en su interior.

Los tratamientos quirúrgicos, dirigidos a sustituir los tejidos debilitados alrededor de la uretra por una cinta de polipropileno (Slings) que se coloca mediante técnicas mínimamente invasivas, con la menor agresión posible y con mucha eficacia. Estas cinchas se introducen por medio de delicados trócares desde la vagina a la zona inferior del abdomen o hacia los muslos. Esto deja tendido el sling por debajo de la uretra, la cual se estrella sobre éste al aumentar la presión abdominal (por ejemplo, en caso de tos o estornudo). Son técnicas revolucionarias, ya que antes de la invención de éstas, la cirugía de la incontinencia de orina sólo en pocos casos era realmente eficaz.

En tiempos actuales, con los conocimientos y el arsenal terapéutico que existe sobre la incontinencia de orina, nuestras mujeres no deberían sufrir esta dolencia. Hoy en día podemos decir que la gran mayoría de las mujeres que consultan por incontinencia de orina pueden ser tratadas con muy buenos resultados. Sólo se trata de animarse a contarle este problema al ginecólogo, para obtener una solución efectiva, y volver a vivir la vida con plenitud.


Dr. Daniel, Félix Adamo
Especialista Jerarquizado en Ginecología y Obstetricia.
Especialista en Cirugía General.
Médico de Planta Encargado de la Sección de Uroginecología
del Servicio de Ginecología HIGA San Martín La Plata.

Docente de la Cátedra de Ginecología A de la Facultad
de Ciencias Médicas de la UNLP.

Miembro Vocal de la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de La Plata. (SOGLAP)
Miembro de AAPEC.

Banner Gadofem

Calendario de Eventos

Conozca todos los Eventos de Capacitación

Actividad Nacional
Actividad Internacional

Banner-de-Medcenter