FotosUrogineco

¿Cómo se tratan los molestos calores cuando no puedo recibir hormonas?

Con el aumento progresivo de la expectativa de vida, la mujer transcurre un tercio o más de la misma en el climaterio.

El climaterio es la etapa en la que se pierde la capacidad reproductiva y cesa la función ovárica, lo cual se traduce en una disminución importante en la producción de hormonas ováricas: estrógenos, progesterona y andrógenos. Dentro de esta etapa sucede la menopausia, es decir, el último período menstrual, que se reconoce en forma retrospectiva luego de 12 meses.

Los sofocos o calores son el síntoma más frecuente y temprano del climaterio, un 40% de mujeres los sufren antes de la menopausia y un 80% luego de la misma. Se perciben como una sensación molesta de calor que asciende desde el tórax al cuello y cara, pueden acompañarse de rubor y taquicardia, seguidos de sudoración. Su frecuencia es variable, de aislados a varios episodios durante el día, interfiriendo en las actividades cotidianas o más acentuados por la noche, interrumpiendo el sueño.

Los sofocos, entonces, se asocian con:

  • Cambios de ánimo
  • Alteración del sueño
  • Cansancio
  • Cefaleas
  • Pérdida de la concentración
  • Mayor riesgo cardiovascular

Se producen por la disminución de la producción ovárica de estrógenos y por cambios en algunos neurotransmisores, como la serotonina y la noradrenalina.

Si bien no todas las mujeres los presentan con la misma intensidad o frecuencia, en los casos que producen un impacto negativo en la calidad de vida debemos tratarlos.
El tratamiento más eficaz para su alivio es la Terapia Hormonal de la Menopausia, generalmente compuesta por estrógeno y progesterona. Sin embargo, hay mujeres que presentan contraindicaciones relativas o absolutas para usarla, como el antecedente personal de cánceres hormono dependientes o de un evento trombótico, por ejemplo la trombosis venosa profunda, el infarto agudo de miocardio y el accidente cerebrovascular. Otras mujeres se encuentran fuera del momento oportuno y seguro para utilizarla, siendo este antes de los 60 años o antes de cumplidos los 10 años de la menopausia, o simplemente rechazan utilizar hormonas.

En estas situaciones especiales, contamos con las siguientes alternativas terapéuticas farmacológicas no hormonales:

  • Fitoestrógenos: son compuestos vegetales, hierbas medicinales, que actúan a nivel de los receptores de estrógenos pero su acción es mucho menos potente, su respuesta terapéutica es variable y su eficacia reducida.
    Están presentes en la soja, cereales, granos, porotos, alfalfa y brotes de trébol. El grupo más conocido son las Isoflavonas de soja.

Podrían utilizarse en casos de sofocos leves o moderados y no se recomiendan en mujeres con antecedente de cáncer de mama.

  • Cimicifuga Racemosa: es otra hierba medicinal, de la cual se utilizan sus raíces, que actúa a nivel de los receptores de serotonina y también podría indicarse en casos leves o moderados.
  • Nuevos antidepresivos: llamamos así a una moderna generación de antidepresivos, que actúan a nivel de los receptores de los neurotransmisores serotonina y noradrenalina. Estos han demostrado ser efectivos en el alivio de los sofocos, constituyendo la segunda línea de tratamiento luego de las hormonas.
    Se utilizan en dosis muy inferiores a las antidepresivas.
    Hay que tener en cuenta al indicarlos el antecedente de cáncer de mama en tratamiento actual con Tamoxifeno, dado que algunos de estos antidepresivos pueden interferir con su acción disminuyendo el efecto del Tamoxifeno.
  • Fármacos antiepilépticos: algunas drogas antiepilépticas resultan efectivas, pero presentan más efectos adversos que los nuevos antidepresivos, por lo tanto serian una opción válida para mujeres con falta de respuesta a estos o que estén en tratamiento con Tamoxifeno.

Otras terapias complementarias que disminuyen la frecuencia y severidad de los sofocos, son la Terapia cognitiva conductual y la Hipnosis

También se recomiendan los cambios en el estilo de vida, mejorar la alimentación, evitar los picantes, el alcohol, las bebidas y las comidas muy calientes que disparan el sofoco, disminuir de peso, dejar de fumar, utilizar vestimentas livianas confeccionadas con fibras naturales y técnicas de meditación.

En conclusión, es posible realizar un tratamiento eficaz para los sofocos, cuando no podemos utilizar hormonas, bajo la indicación y seguimiento profesional en forma individualizada y acorde a las necesidades, costumbres y antecedentes personales de cada mujer para brindar una buena calidad de vida en el climaterio.

Dra. Valeria Freijedo
Médica Tocoginecóloga. Especialista en Climaterio.
Miembro de la Comisión Directiva de AAPEC

Sección "Comunidad"

  • En la Sección Comunidad podrá encontrar información relacionada con la Salud de la Mujer después de los 40 años.
  • Esta información no es un consejo o una prescripción médica, y de ninguna manera intenta sustituir la evaluación de salud provista por su médico personal.
  • Esta información tiene el objetivo de brindar conocimientos generales a las mujeres que atraviesan o no por la etapa del climaterio y la menopausia.
Publicidad 1
Publicidad 2
Publicidad 3
Publicidad 2