FotosUrogineco

Tabaco y Salud

La advertencias formuladas por la comunidad medica y la organización mundial de la salud, acerca de que el fumar determina en las personas daños invalidantes y lesiones que pueden llevar a la muerte y el alerta referido a que el humo inhalado por terceros se asocia con la posibilidad de contraer los mismos daños, insto a las autoridades sanitarias a acentuar las campañas para terminar con este flagelo, a los médicos a ayudar a la población a erradicar el habito y a la sociedad ha implementar conductas capaces de introducir cambios en los hábitos de vida.

Ocurre que estamos en un tiempo de desarrollo de las responsabilidades sociales, tanto por parte de los médicos como de los pacientes y sus familias y consideramos que este articulo, sustentado en conocimientos científicos y escrito en un idioma sencillo sea utilizado por el lector como una herramienta de reflexión a la hora de tomar decisiones respecto a continuar con el habito de fumar.

El tabaco es una planta, sus hojas, ricas en nicotina y alquitrán, son las que se fuman.La nicotina es un alcaloide derivado de la ornitina este compuesto, dependiendo de la dosis, puede comportarse como un estimulante o como un bloqueante de la trasmisión nerviosa. Debido a su capacidad altamente adictogena, el fumador tiende a mantener los niveles sanguíneos de nicotina relativamente constantes es por esto que cuando los niveles disminuyen se siente la necesidad de fumar.

La nicotina químicamente tiene similitud con una sustancia química acetilcolina, neurotransmisor que esta ampliamente distribuido en el sistema nervioso central y periférico, este parecido le permite activar los receptores y así producir efectos no deseados.

El alquitrán, el otro componente del cigarrillo, es el de mayor acción toxica y esta conformado por aproximadamente 40000 sustancias distintas y se obtiene principalmente de la destilación de la hulla y es el responsable del efecto cancerigeno del tabaco. El efecto cancerígeno se pone de manifiesto en que el 85% de los casos de carcinoma de pulmón están ligados al tabaco.

Existen dos formas de consumir tabaco la activa referida a las personas que tienen el hábito de fumar y las pasivas o sea aquellos que están regularmente cerca del humo que producen los fumadores.

Según los estudios científicos publicados la población fumadora activa aumenta el riesgo de padecer a nivel del aparato cardiovascular (trombosis, infartos, hipertensión arterial) del respiratorio (enfisema, bronquitis crónica, asma) en el embarazo partos prematuros y bebes de bajo peso y cáncer de pulmón laringe, esófago, vejiga y boca. La población pasiva adulta incrementa el riesgo de ataques cardíacos y cardiopatía, cáncer de pulmón y reacciones súbitas y graves, incluyendo las que comprometen ojos, nariz, garganta y las vías respiratorias bajas.

Los bebés y los niños que regularmente están expuestos al humo indirecto del cigarrillo están en riesgo de padecer asma, infecciones de las vías respiratorias altas y síndrome de muerte súbita del lactante

Como cualquier adicción, dejar el tabaco es difícil, pero debemos partir de la premisa que el habito de fumar es algo que no nació con nosotros sino que lo hemos construido y por lo tanto lo podemos deconstruir, este principio es el que coloca al fumador como artífice central al momento de comenzar el camino inverso es decir dejar de fumar.

A manera de ayuda y aceptando que no todos nos compartamos de la misma forma tratare de volcar en este articulo mi experiencia es decir la de un fumador de 20 años que hace 24 que goza de los beneficios de haber podido abandonar el habito de consumir un atado de cigarrillos por día.

Como la mayoría de las personas que emprenden este camino, debo confesar que no lo logre en el primer intento ni en el segundo, tampoco en el tercero pero si en el cuarto, yo creo que por que en este ultimo ya había aprendido que, los primeros días iban a ser un infierno ya que como es sabido en esta etapa el síndrome de abstinencia caracterizado por la ansiedad, dificultad para concentrarse, irritación, incremento de apetito, aumento de peso y una necesidad enorme de fumar son el primer obstáculo a salvar y para esto decidí realizar actividad física.

Empecé a realizar ejercicios 3 veces por semana, salía a correr con amigos y descubrí las virtudes del tenis todas estas actividades me ayudaban a combatir la ansiedad a la ves que me exigían alejarme cada ves mas del cigarrillo ya que este influye negativamente en la oxigenación y por ende se contrapone con la actividad física. Con el pasar de los días mis ganas de fumar fueron disminuyendo y mi entusiasmo por el deporte fue en aumento.

Este nueva situación en la que me encontraba, después de haber vencido la primera etapa de abstinencia, me permitió disfrutar de mejoras en mi presión arterial y mi ritmo cardiaco al igual que aumentar los niveles de oxigeno en sangre que me quitaron la agitación, disminuí mis flemas y deje de toser como consecuencia del restablecimiento de la función pulmonar.

En concreto lo que estaba ocurriendo en mi cuerpo no era ni mas ni menos que la deconstrucción progresiva de los efectos nocivos que el cigarrillo me había producido y esto pasaba por que mediante la voluntad y el esfuerzo había logrado modificar mi habito de vida incorporando el ejercicio y el deporte.

Como conclusión quiero agregar que hoy a 24 años del comienzo de estos hechos me he incorporado al grupo de personas que gozan de los beneficios alejados de los ex fumadores es decir aumentar las posibilidades de vivir más tiempo y mas sano, no perjudicar a mi familia ni amigos, ahorrar dinero, no sentir irritación en los ojos garganta y oído, disfrutar del sabor de los alimentos, disminuir el riesgo de padecer las enfermedades discapacitante y la muerte que produce este habito adictivo.

Prof. Dr. Alberto Guilland.
Prof.Adjunto Catedra "A" de Ginecología. UNLP.

Banner Gadofem

Calendario de Eventos

Conozca todos los Eventos de Capacitación

Actividad Nacional
Actividad Internacional

Banner-de-Medcenter