FotosUrogineco

Terapia Hormonal de Reemplazo. Mitos y verdades

TerapiasH1La Terapia Hormonal de Reemplazo (TRH) consiste en la administración de estrógenos (o sustancias con acción similar), para el tratamiento de los síntomas que se producen en la menopausia, entre otras indicaciones. Se sabe que cerca de un 80% de las mujeres luego de la última menstruación, presentan los llamados “sofocos” o “tuforadas”. Los sofocos representan los síntomas más típicos de esta etapa de la vida. Se caracterizan por un enrojecimiento súbito de la piel a nivel de cara, cuello y pecho, acompañado de una intensa sensación de calor seguida de una sudoración abundante, independiente de la temperatura ambiente. La frecuencia con la que aparecen depende de cada mujer y su presencia puede prolongarse por varios años. También existen otros síntomas, como ser problemas para conciliar el sueño, cambios en el humor e irritabilidad. Tanto los sofocos como el resto de los síntomas enumerados son los primeros que se producen luego de la falta de la menstruación, e incluso pueden darse antes del cese de las mismas, durante el periodo llamado “perimenopausia” (es decir, el periodo anterior a la última menstruación). Posteriormente, pueden aparecer síntomas como incontinencia urinaria (es decir, “escape” de orina involuntario), sequedad en la zona genital (que se da casi en el 100% de las mujeres con el tiempo) y pérdida de la densidad ósea (es decir, del “relleno” del hueso). A medida que el hueso va perdiendo su densidad, en algunas mujeres puede progresar a lo que llamamos un cuadro de osteoporosis. La osteoporosis aumenta el riesgo de fracturas siendo las más comunes la de la muñeca y luego de 65 años la tan temida fractura de cadera. La transición a la menopausia es el momento de la vida de la mujer en el que se produce la mayor pérdida de masa ósea.

Existen muchos mitos y verdades con respecto a la administración de hormonas. Nuestra intención en este artículo es desmitificar falsas creencias con respecto a este tratamiento, y/o aclarar las dudas que más frecuentemente se nos presentan en la consulta diaria

TerapiasH2¿Todas las mujeres que transitamos la menopausia debemos recibir tratamiento hormonal?
No necesariamente. Sin embargo, estaría indicado el tratamiento en las mujeres que padecen sofocos muy molestos, de gran intensidad y frecuencia, es decir, que alteran su calidad de vida. Al ser la intensidad de los síntomas algo tan subjetivo, ¿cómo hacemos para calcular la intensidad de los mismos en el consultorio? Es sencillo: a través de un registro de la cantidad y calidad de los sofocos (el llamado “diario de sofocos”). Existen otras indicaciones específicas de terapia hormonal, como ser pacientes con riesgo elevado de osteoporosis. En estas últimas, la terapia hormonal mejora notablemente la densidad ósea evitando que se desarrolle una osteoporosis prematura o mejorando aquéllas que tienen diagnóstico. Por otro lado, aquellas pacientes con menopausia adelantada, antes de los 45 años), más allá de que no tengan síntomas, tienen indicación de recibir terapia hormonal para el cuidado óseo y cardiovascular. En estos casos, el tratamiento se continúa hasta la edad media de menopausia que son los 50 años, aproximadamente. En síntesis, una mujer que tiene su menopausia luego de los 45 años, que no presenta síntomas ni riesgo elevado de osteoporosis, no debería recibir terapia de reemplazo.

¿Solo las mujeres menopaúsicas pueden recibirla?
No. Como dijimos anteriormente, las mujeres perimenopáusicas (etapa que precede a la menopausia), que en general comienzan con irregularidades en las menstruaciones, pueden presentar (también de manera irregular) estos síntomas. En estos casos la terapia se adecúa a su necesidad.

TerapiasH3Si ya estoy cerca de la menopausia, no tengo riesgo de embarazo.
Falso, debe utilizarse un método anticonceptivo hasta un año luego de la última menstruación. Si además la mujer tiene algunos síntomas de la menopausia, puede utilizarse anticonceptivos hormonales ya que mejoran los síntomas, regularizan el ciclo y cuidan a la mujer de un embarazo no deseado.

¿Puedo tomar hormonas de manera indefinida?
No. La duración del tratamiento hormonal debe mantenerse mientras los beneficios superen a los riesgos, y SIEMPRE debe ser indicado por un médico, evaluando los riesgos y beneficios del tratamiento.

Además de los sofocos, ¿es efectiva la terapia hormonal para otros síntomas relacionados con la menopausia?
Sí, es efectiva para el resto de los síntomas que acompañan el climaterio, como así también para la prevención de la pérdida de masa ósea asociada a la menopausia como se dijo previamente. Cuando existen marcados síntomas de sequedad vaginal, la terapia hormonal de reemplazo local (en forma de cremas y óvulos) es la mejor alternativa.

¿Qué mujeres no pueden recibir tratamiento hormonal?
Está contraindicada en las mujeres con antecedentes de cáncer de mama y útero (más específicamente, de endometrio), trombosis (formación de coágulos en la sangre), enfermedad del hígado o riñón, accidente cerebro vascular; también en aquellas mujeres con presión alta no controlada; y otras situaciones en las cuales hay que indicar con precaución, como por ejemplo cálculos en la vesícula o migraña, entre otras. De más está decir que la mujer que reciba este tratamiento debe ser indicado por un médico luego de tener el control clínico y ginecológico al día. Es importante aclarar que el antecedente familiar de cáncer de mama NO CONTRAINDICA el uso de hormonas siempre que la paciente tenga la mamografía actualizada y el examen físico normal

TerapiasH4¿Existen alternativas no hormonales para el alivio de los síntomas?
Si, existen. Dentro de este grupo, las alternativas “naturales” son: por un lado los fitoestrogenos. Los más conocidos son las isoflavonas que se encuentran habitualmente en la soja y en el trébol rojo; y por otro la cimicifuga racemosa, la cual constituye una planta con flor de la familia Ranunculaceae. Sus raíces han sido utilizadas con fines medicinales por los nativos americanos debido a sus propiedades analgésicas, sedantes y anti-inflamatorias. Hoy en día se usa principalmente para tratar los sofocos asociados con la menopausia. Dentro de las alternativas farmacológicas se encuentra la combinación B alanina/oxacepam: la B alanina es un aminoácido que actúa disminuyendo la dilatación de los vasos, y de esta manera reduce el enrojecimiento y calor; y el oxacepam por su parte es un sedante que actúa a nivel del sistema nervioso central. Y por último se utilizan algunos antidepresivos como por ejemplo, venlafaxina y escitalopram, también útiles para los sofocos severos

¿Es verdad que el tratamiento hormonal puede “despertar” un cáncer?
Este concepto es falso. Siempre que el tratamiento se indique en una mujer sana, que no tenga ninguna condición de salud que le impida recibir la medicación, con los controles clínicos y ginecológicos actualizados y bajo la supervisión de su médico, no hay que tener miedo de tomarla. Muy por el contrario, la medicación ayuda a mejorar la calidad de vida durante esta etapa, y presenta múltiples beneficios..

TerapiasH5

¿En qué consiste el tratamiento hormonal?
En la menopausia se produce la caída, fundamentalmente, de dos tipos de hormonas: estrógenos y progesterona. El tratamiento consiste en reemplazar, con medicación, a las mismas para evitar los efectos que produce su perdida. Hay muchos tipos de estrógenos disponibles, los cuales se pueden recibir de diferentes formas: en forma de comprimidos, parches, gel y óvulos. Cada uno de estos productos tiene sus ventajas y desventajas. Por otro lado la progesterona se puede administrar en forma de comprimidos o de óvulos.

Y seguramente se pregunten ¿de qué forma se toma la medicación? Existen diferentes esquemas que se indican según las características de cada mujer: de su edad, de sus antecedentes, del tiempo que ha pasado desde la última menstruación, de sus deseos de continuar menstruando o no, etc. Esto lo deciden de manera conjunta la mujer y su médico, luego evaluar todas las alternativas posibles.

Para concluir, la terapia de reemplazo hormonal constituye uno de los elementos que permiten mejorar la calidad de vida durante la menopausia. Idealmente debe acompañarse de cambios en el estilo de vida, como evitar el cigarrillo, disminuir el consumo de bebidas alcohólicas, realizar dieta sana y actividad física. Esta última es de suma importancia dado que aumenta la sensación de bienestar. También es útil el reconocimiento de las situaciones que disparan los sofocos, y el uso de ropa liviana. Recordar que la administración de hormonas es segura siempre y cuando sea supervisada por un médico.

¡¡¡Anímense a transitar esta etapa con felicidad, y que el lema sea “disfrutar” de la menopausia, en lugar de “padecerla”!!!

Dra Alejandra Belardo / Dra Agustina Starvaggi
Sección Endocrinología Ginecológica
Hospital Italiano Buenos Aires

Banner Gadofem

Calendario de Eventos

Conozca todos los Eventos de Capacitación

Actividad Nacional
Actividad Internacional

Banner-de-Medcenter